En este momento estás viendo 33 Plantas que harán lucir tu casa u oficina espectacular

33 Plantas que harán lucir tu casa u oficina espectacular

Si eres de las personas que consideran que mantener una planta viva es algo parecido a resolver un problema de física cuántica, estás de suerte, ya que has encontrado el artículo perfecto para ti.

Este artículo te va ayudar mucho para poder incorporar las plantas en tu vida, puede ser en tu casa o en tu oficina o en cualquier espacio que quieras llenar de vida y color.

Decorar con plantas, aparte de su innegable y positivo efecto estético, tiene muchos más beneficios de los que en un principio podamos imaginar. Además de alegrarnos la vista, estas especies naturales destacan por aportar oxígeno al ambiente y purificar el aire absorbiendo sustancias nocivas.

Son buenísimas para limpiar y humidificar espacios de interior, porque atenúan los ruidos, sobre todo en habitaciones pequeñas. Por no hablar de sus efectos relajantes, ya que su verde protagonista aporta sensación de calma y bienestar; y el aroma de sus flores, si las tienen, contribuye a reducir los niveles de estrés.

Todo esto está muy bien, pensarás, hasta que llegue la hora de mantener estas macetas en un estado aceptable.

Lejos de lo que puedas imaginar, esto tampoco es tan complicado. En realidad, solo necesitas conocer qué especies son más resistentes y más sencillas de cultivar, tanto si las quieres tener dentro de casa como si te apetece plantarlas en la terraza o el jardín.

¿Qué debes tener en cuenta a la hora de dar la bienvenida a una nueva planta en tu hogar?

Ante todo, limitar al máximo las compras por impulso.

Cuando visitamos viveros o tiendas de plantas, lo más frecuente es que nos encontremos con las que mejor se desarrollan en ese lugar determinado y también que nos encaprichamos con la primera que nos llama la atención.

Sin embargo, como seres vivos que son, tenemos que tener en cuenta sus necesidades.

Además de las características del clima propio del lugar en el que vivimos, es necesario atender a sus necesidades de riego, humedad y luz, así como revisar que se encuentren en buen estado de salud antes de llevárnoslas a nuestra casa.

Una vez establecidos estos primeros pasos, ha llegado el momento de que te presentemos #34 bonitas plantas de interior y exterior.

1. FICUS, TROPICAL Y FRESCA

Su nombre científico es Ficus Elástica o Ficus Robusta, aunque popularmente se le conoce como gomero o árbol del caucho.

El ficus es una planta que añade mucha naturaleza a tu casa gracias a sus ramas grandes y arqueadas, y a sus hojas puntiagudas.

Su forma de arbolito quedará perfecto al lado de un gran ventanal, al pie de una escalera, junto al sofá o en cualquier rincón que necesite un subidón de vida y alegría verde.

Además, ¡son muy resistentes!

Ficus

2. PLANTA DE ELEFANTE

Es una planta de interior muy alta. Puede llegar a medir un metro y medio en maceta –aunque en su hábitat natural puede alcanzar los 10 metros.

Se caracteriza por su grueso tronco, similar a una pata de elefante, de ahí su nombre.

Es muy decorativa y sus cuidados son muy sencillos.

Necesita grandes dosis de luz, pero no directa. Se recomienda un buen drenaje y comprobar la humedad de la tierra antes de regalarla.

pata_de_elefante_Floreria_Cancinos

3. CEROPEGIA WOODII O COLLAR DE CORAZONES

Esta suculenta colgante es llamativa por sus carnosas hojas en forma de corazón y flores tubulares.

Colócala en un espacio luminoso, pero protegida de los rayos de sol directo.

Antes de regarla, comprueba la humedad del sustrato.

En invierno, necesitará como máximo un par de riegos al mes.

CEROPEGIA_WOODII_Floreria_cancinos

4. SENECIO ROWLEYANUS O PLANTA DEL ROSARIO

Perfecta para principiantes por sus sencillos cuidados, pero también para los más entendidos en plantas, ya que ofrece un porte colgante ideal para decorar cualquier rincón del interior de tu casa.

Esta planta necesita un espacio muy luminoso con un par de horas de sol directo al día (mejor si no son las centrales).

Comprueba el sustrato entre riegos y aplícale un abono para plantas crasas.

SENECIO ROWLEYANUS

5. MARANTA LEUCONERA O PLANTA DE LA ORACIÓN

Es conocida también como Maranta tricolor y se la llama planta de la oración porque por las noches tiende a cerrar sus hojas ligeramente.

Necesita mucha luz, pero indirecta para que muestre todos sus vibrantes colores, tanto de las hojas como de sus nervios.

Necesita un sustrato turboso y le gusta la humedad ambiental, por lo que convendrá pulverizar sus hojas en verano.

Coloca un plato hondo debajo de la maceta y tras los riegos elimina el agua sobrante.

maranta_leuconera_floreria_cancinos

6. CROTÓN, ¡QUÉ VIVA EL COLOR!

Esta colorida planta de interior es fácil de cuidar y, sobre todo, llenará tu casa con su particular y vistoso colorido.

Y es que las hojas del croton destacan por su color rojizo y brillante.

Necesita mucha luz, pero sin sol directo, por lo que junto a una ventana, se desarrollará perfectamente.

Controla que el sustrato esté seco entre riegos y evita encharcar sus raíces.

Es amante de la humedad ambiental, por lo que agradecerá que la riegues con agua tibia de vez en cuando.

7. CINTA, DURADERA E IDEAL PARA PRINCIPIANTES

También conocida como malamadre o lazo de amor.

Esta agradecida planta de porte colgante necesita luz, pero sin exponerla al sol directo.

Su riego debe ser más moderado en invierno –una vez a la semana será suficiente–, mientras que en verano hay que incrementarlo y hacerlo 2 o 3 veces semanales.

Es una de las plantas de interior más duraderas y perfecta para iniciarse en la jardinería.

Además puede reproducirse fácilmente gracias a los hijuelos que salen en alguno de sus tallos.

Estos son todos los cuidados que necesitan las cintas.

malamadre_florería_cancinos

8. HELECHOS, FRONDOSOS Y FRESCOS

Fácil de cuidar y muy decorativos, los helechos están de moda.

Son muy resistentes y no requieren de mucho mantenimiento.

Lo ideal es colocarlos en un lugar con semisombra –sin sol directo–.

Les gusta la humedad, aunque un riego excesivo puede provocar la pudrición de las raíces (verás también que las hojas se ponen amarillentas).

Para proporcionársela colócala sobre un plato con guijarros y agua, de manera que se vea beneficiada por su evaporación.

Pulverizarla también ayuda. Estos son todos los
cuidados que necesita un helecho.

9. POTO, UNA PLANTA DE INTERIOR MUY AGRADECIDA

Una casa sin un poto es impensable porque es agradecido, ágil y un superviviente.

Como sus tallos caen y se arrastran, funciona bien en una cesta colgante o en una estantería alta para que pueda lucir su efecto cascada.

Además, el poto también es conocido por su cualidad para
purificar el aire y es muy longeva.

10. ANTURIO, EL ROJO MÁS INTENSO

El Anthurium es una de las plantas más resistentes.

Su flor es muy característica: se trata de una espiga rodeada de una hoja de color intenso en forma de corazón.

Aunque su color más habitual es el rojo, también puede encontrarse en blanco, púrpura, naranja y hasta negro.

Al ser una planta tropical necesita una temperatura superior a 15º.

Para conseguir la humedad adecuada, coloca una bandeja con agua.

Así las raíces no estarán en contacto con el agua, pero la humedad que produce al evaporarse la beneficiará.

11. TILLANDSIA O PLUMA ROSA, LIGERA Y LLAMATIVA

Esta espectacular planta se compone de múltiples hojas largas y curvadas y una bráctea en forma de espiga de un llamativo color rosa.

Pero esta bráctea no es la flor, sino que sirve para proteger las pequeñas flores violetas que nacen sobre ella.

Pertenece a la familia de las Bromelias y es una planta epífita, es decir, que crecen sobre otras plantas y se aprovechan de sus nutrientes (la orquídea también lo es).

Respecto a sus cuidados, necesitan temperaturas entre 15 y 25º, lo que las hace perfectas para interiores de casas, y una iluminación indirecta.

El exceso de agua puede ser perjudicial y la mejor manera de regalarla es mediante pulverización (hojas y capa superficial de tierra) una vez a la semana, dos durante los meses de más calor.

12. CACTUS, BELLEZA CON ESPINAS

Pertenecen a la familia de las suculentas.

Son plantas que acumulan agua para adaptarse al hábitat en el que se desarrollan y transforman sus hojas en espinas para protegerse de los animales hervíboros y prevenir la pérdida de agua que se almacenan en su tronco.

Necesitan varias horas de luz al día, evitar las corrientes de aire y un riego moderado, que dependerá de la estación del año.

En invierno hay que reducirlo casi al máximo, en primavera hacerlo cada 10 o 12 días y en verano aumentar la frecuente y hacerlo cada 4 u 8 días (dependiendo de la climatología de tu zona).

13. CRASAS, BONITAS Y AGRADECIDAS

Al igual que los cactus, las crasas son también de la familia de las suculentas, aunque a diferencia de sus hermanos con espinas, estas aseguran su reserva de agua en las hojas.

Cuanto más riego reciben, más carnosas son sus hojas.

Tienen un gran poder decorativo y se adaptan a la perfección al interior de los hogares.

Para saber si necesita agua, lo mejor es introducir un dedo en el sustrato y, si está seco, regarlas.

Otro indicativo es el color de sus hojas, que estarán menos hinchadas y con un color amoratado.

En invierno, espacia los riegos.

14. MONSTERA O COSTILLA DE ADÁN, VERDOR TROPICAL

Popularmente conocida como Costilla de Adán por sus hojas en forma de costilla, la Monstera deliciosa es una planta trepadora que resulta ideal para ambientes con poca luz.

Originaria de la frondosa selva, puede sobrevivir con muy poca luz, motivo por que también se la suele ver a menudo en muchas casas.

Pero eso sí, le gusta la humedad (aunque no el encharcamiento).

15. VIOLETA AFRICANA, COLOR TODO EL AÑO

Característica por ser muy resistente y duradera, la violeta africana (Saintpaulia) es sinónimo también de elegancia.

Es una de las
plantas de interior que necesita poca luz, aunque, con la luminosidad suficiente es capaz, además, de ofrecer flores durante todo el año.

Puede encontrarse no solo en morado, sino también en azul, rosa, rojo o multicolor.

No tolera temperaturas inferiores a 10º (la ideal es entre 17 y 21º).

Necesitan un riego moderado y hay que evitar el exceso de humedad en sus raíces.

Hay muchas más
plantas de interior con flor durante todo el año.

16. ESPATIFILO O CUNA DE MOISES, UNA PLANTA RELAJANTE

Conocido como lirio de paz, el espatifilo aporta tranquilidad y es una de las mejores plantas depuradoras de aire según la NASA.

Es una planta muy seductora para cualquier novato porque es exquisita, se adapta a cualquier entorno y es fácil de cuidar.

Su verde intenso, la forma y densidad de sus hojas y sus flores blancas y rectas apaciguan los espacios.

Conoce todas las
propiedades del espatifilo.

17. ESPINA DE CRISTO

Se caracteriza por sus tallos con espinas y de color grisáceo.

La Euphorbia milii –también corona de espinas– crece sin problemas en el interior cerca de una ventana con mucha luz natural y sin corrientes.

El riego ha de ser moderado y, en invierno, prácticamente ninguno.

De hecho, esta especie es especialmente resistente a la sequía y puede vivir meses sin agua.

Tiene una floración continuada durante todo el año.

La variedad más común tiene flores rojas.

18. PALMERA DE SALÓN, EXUBERANTE Y MUY ALTA

Su nombre científico es Chamaedorea Elegans y se caracteriza por su gran resistencia y su fácil cuidado.

Sus hojas son alargadas y estrechas y, aunque su floración puede darse durante todo el año, no es demasiado llamativa.

Es una de las plantas de interior más grandes, puede llegar a medir dos metros.

Se adapta a cualquier entorno y es muy agradecida.

Es de lento crecimiento y necesita temperaturas entre 18 y 25º, luz media indirecta y un riego moderado.

El exceso de agua puede ser perjudicial, por lo que se recomienda comprobar la humedad del sustrato antes de regarla.

Si el clima de tu zona es muy seco, pulveriza de vez en cuando sus hojas.

No le gustan ni las corrientes de aire ni las fuentes de calor como la calefacción.

19. CALATHEA ORNATA, BICOLOR Y HERMOSA

Lo que más llama la atención de esta planta son sus hojas: de un color verde azulado en la parte superior, mientras que el revés es violeta. Además, se desdoblan durante el día y se vuelven a enrollar por la noche.

No soportan temperaturas inferiores a 15º, agradecen una exposición a la luz moderada –sin sol directo– y les gusta la humedad.

Es recomendable pulverizarlas regularmente o colocar un plato con guijarros y agua debajo de la maceta.

La evaporación aumentará la humedad ambiental y beneficiará a la planta

20. HIEDRA, TAPIZ VERDE

La hiedra es una planta trepadora sin igual si encuentra el soporte adecuado al que engancharse.

Como es una planta de hoja perenne y crece muy bien en interiores, si juntas varias macetas y las sitúas en zonas altas crearás tapices verdes muy elegantes.

También sirve para crear separaciones naturales o para iluminar espacios como la cocina.

21. DRÁCENA, ANTICONTAMINACIÓN

La drácena es una planta ornamental muy popular, porque es elegante y robusta a la vez.

Pero además de decorar con sus finas hojas verdes, perfiladas de rojo, también filtra los gases de la contaminación y también el formaldehído, un peligroso compuesto químico omnipresente en cualquier casa.

22. TRONCO DE BRASIL, ESBELTA Y ELEGANTE

También conocida como ‘palo del agua’, la Dracaena Fragans se caracteriza por las distintas tonalidades de verde de sus hojas.

Para un correcto desarrollo necesita una temperatura entre 15 y 25º y luz natural pero no sol directo.

Le gusta la humedad alta, por lo que conviene pulverizar sus hojas un par de veces a la semana o colocar un plato con guijarros y agua debajo.

No precisa demasiado riego, aunque hay que mantener el sustrato algo húmedo –sin que quede empapado–.

23. SANSEVIERIA, LIMPIA EL AIRE DE TU CASA

Si eres principiante, la sansevieria no puede faltar en tu casa.

Es una planta de interior resistente, fácil de cultivar y una superviviente nata en cualquier espacio, ya que aguanta temperaturas tanto elevadas como bajas (hasta -5 ºC) y es muy resistente a las plagas.

Además, la NASA recomienda esta planta para eliminar tóxicos del aire y es muy decorativa gracias a su color verde “atigrado”.

24. PEPEROMIA O CORAZÓN DE HOMBRE, VERDOR INTENSO

La variedad Peperomia polybotrya se caracteriza por sus grandes y carnosas hojas de un verde muy intenso y que acaban en punta, con forma de corazón. Tiene un alto poder ornamental y, con unos sencillos cuidados, llenará tu hogar de su singular verdor.

Al igual que las crasas, acumula el agua en sus hojas, lo que le confiere un aspecto carnoso.

Necesita una exposición indirecta al sol y es bastante sensible al frío. Su riego es moderado y, lo más adecuado, es comprobar antes la humedad del sustrato para cerciorarte de que necesitan agua.

La humedad ambiental es muy favorable para su desarrollo (ya sea pulverizándola o colocando debajo un plato con agua y guijarros).

25. ZAMIOCULCA, RESISTENTE Y FÁCIL DE CUIDAR

Súper resistente y muy poco exigente.

Esta planta es la solución para quienes no tienen mano con la jardinería.

Es característica por sus hojas verdes brillantes y gruesas y tallos en verde oscuro.

Puede sobrevivir varios meses sin riego, aunque si recibe mucha luz necesitará un riego más frecuente.

Eso sí, es mejor pasarse por defecto que por exceso, ya que no tolera el encharcamiento.

Al ser una planta tropical, es perfecta para el interior.

26. ASPIDISTRA, LONGEVA Y DURADERA

La aspidistra es la planta perfecta para manos inexpertas porque crece en cualquier rincón donde la coloques y no suele presentar problemas habituales de plagas.

Además, es ideal para zonas con poca luz, como recibidores y pasillos, porque es mejor que no quede expuesta al sol directo.

Para un efecto más elegante, puedes podar algunas hojas y aclarar la planta.

27. CLIVIA, POCA LUZ Y VIGOROSA

La Clivia miniata es resistente y fácil de cuidar, lo que la hace perfecta para iniciarse en las plantas.

Ofrece una vistosa floración anual, generalmente en primavera.

Sus hojas son anchas y gruesas de un color verde oscuro y su flor puede ser anaranjada o amarilla.

No necesita mucha luz para prosperar, pero siempre agradece más estar en estancias luminosas –sin sol directo–.

El riego debe ser moderado y hay que evitar encharcar la tierra.

28. DÓLAR - PLANTA DEL DINERO, COLGANTE Y ATRACTIVA

Es una planta llamativa por sus carnosas hojas, de forma ovalada, borde dentado y color verde y brillante.

Es muy fácil de mantener y no necesita muchos cuidados.

La mejor ubicación es en una estancia luminosa, pero evitando el sol directo que puede quemar sus hojas.

Su temperatura ideal es de 20º y no necesita mucho riego: en verano será suficiente una vez a la semana y en invierno cada dos.

Y dicen que si eres capaz de hacerla crecer sana y fuerte a partir de un esqueje tendrás suerte y nunca te faltará el dinero.

Cierto o no, el efecto que ofrecen es fresco y muy atractivo.

29. ALOE VERA, ORIGINAL Y CURATIVA

Es una de las plantas más conocidas por sus propiedades curativas, pues calma la piel de quemaduras, eccemas o rojeces solares.

Por eso te recomendamos que coloques un aloe vera o más en tu cocina si es luminosa, y así cumplirán la doble función de aportar una nota verde y también como kit natural de primeros auxilios.

30. PLANTA DE JADE, DA BUENA SUERTE

Crece lentamente, pero es muy longeva y, a poco que la mimes, te acompañará media vida.

La planta de jade, conocida también como planta del dinero por simbolizar la buena suerte en la cultura china, es de fácil mantenimiento porque no requiere mucha agua (cada 15 días y casi nada en invierno).

Descubre cómo
cuidar la planta de jade y decorar con ella.

31. FICUS PUMILA

Contrariamente a lo que muchas veces se piensa, los ficus no siempre son de hojas grandes, como el Ficus elástica, y aspecto arborescente, como el Ficus benjamina.

En este caso es una planta de hojas pequeñas y aspecto colgante dado que es una planta trepadora en origen.

Debe regarse regularmente, pero evitando encharcarlo y reduciendo al mínimo los riegos en invierno.

Si pulverizas sus hojas con agua regularmente, lucirá mejor.

32. CACTUS DE NAVIDAD O SANTA TERESITA

El schlumbergera se conoce como cactus de Navidad o Santa Teresita y es muy apreciado por las preciosas flores que le salen en la punta de los tallos alrededor de Navidad, aunque puede florecer casi todo el año.

El color más habitual de las flores es el rosa, pero también hay variedades de flor roja y blanca.

Si no te florece, quizás es porque no está recibiendo suficiente luz.

Colócalo junto a una ventana soleada.

33. KALANCHOE

El Kalanchoe es otra planta crasa muy apreciada por los pocos cuidados que requiere, y en su caso, porque a diferencia de otras plantas suculentas, tiene una abundante y vistosa floración.

Requiere ambientes luminosos y riego moderado, dejando secar la capa superficial de la tierra entre riegos.

TRES CONSEJOS BÁSICOS

¿Cuál es el mejor sitio para las plantas de interior?

  • Salvo los cactus y las suculentas, la mayoría de plantas de interior son plantas selváticas que, en condiciones naturales, viven en ambientes húmedos y sombreados. Así que, por norma general, alejalas de las corrientes de aire y el sol directo.

¿Cada cuánto tengo que regar las plantas?

  • Ante la duda, siempre es mejor regar poco que regar mucho. La mayoría de plantas aguantan la sequedad unos días porque van tirando de la humedad ambiental. Pero, en cambio, no soportan el encharcamiento. Se ahogan literalmente.
  • Un truco para saber cuándo es necesario regar es tocar la tierra. Exceptuando el caso de los cactus, si el sustrato está seco, hay que regar. Si está húmedo, aunque haya pasado bastante tiempo desde el último riego, no le añadas más agua.

¿Es necesario abonarlas?

  • Como todos los seres vivos, las plantas viven mejor si de vez en cuando les das un aporte de alimento extra. De vez en cuando añade al agua de riego unas gotas de abono líquido, pero por precaución siempre una cantidad inferior a la recomendada por el fabricante del producto. Como en el caso del agua, mejor pecar de austera que pasarte de la raya. Si pones demasiado abono, se queman.

ESCOGE RÁPIDO

  • Si buscas plantas de interior con poco mantenimiento, opta por los cactus y las suculentas, como el árbol del jade, el aloe, o el cactus de Navidad. Casi no se tienen que regar y requieren mínimos cuidados.
  • Si tienes poca luz, decídete por plantas selváticas que prefieren estar alejadas del sol directo como la costilla de Adán, las cintas o los potus. Prosperan súper bien en ambientes oscuros.
  • Si quieres plantas de interior con flor, el anturio rojo, la violeta africana o el espatifilo te darán muy buenos resultados: abundantes y prolongadas floraciones sin tenerte que preocupar en exceso por ellas.
  • Si te van las plantas de interior tipo palmera, tienes la dracaena de hoja fina, el tronco de Brasil, y la palmera de salón. Aportarán un toque exótico y tropical a cualquier rincón de tu casa.
  • Si buscas plantas de interior grandes (o tipo arbolito), prueba con el ficus benjamina y otros ejemplares de porte arborescente de esta familia como el ficus elástica, el ficus lyrata (con hojas en forma de lira) o el ficus ali (con hojas que recuerdan a las del eucalipto).
  • Si prefieres plantas de interior pequeñas, cualquier peperomia te quedaría a la perfección, así como también el ficus pumila, el kalanchoe, cactus y plantas crasas.
  • Si te gustan las plantas de interior “antiguas”, prueba con la costilla de Adán, la lengua de suegra o las cintas. Le darán a tu casa un toque vintage. O llénala de potus, la reina de las plantas de interior de los años noventa.

Deja una respuesta